VEGAPULS 64: “Control de bombeo con mediciones confiables”

VEGA 13.11.19

El molino y el hidrociclón, en cualquier mina, deben encontrar un delicado equilibrio mientras trabajan en conjunto. El molino tritura y pulveriza material, alimentándolo con el hidrociclón, que luego separa el material útil de los relaves. Cualquier material aún demasiado grande, retorna al molino para volverlo moler.

Este flujo y reflujo de materiales entre estos dos procesos es como un baile elegante, y el control de la bomba es la música rítmica que la lidera. Entonces, es crucial una medición confiable para automatizar la bomba y mantener el tiempo correcto: si es demasiado rápido, cualquiera de los procesos puede verse sobrecargado o demasiado lento, y la eficiencia disminuye. Un instrumento correcto para la tarea

La mina subterránea de cobre más grande del mundo descubrió recientemente la cadencia correcta, con una medición de nivel más confiable, utilizando el VEGAPULS 64, un sensor de radar de 80 GHz. Para que todo funcione sin interrupciones, la mina chilena mide el nivel de descarga del molino para controlar la velocidad de la bomba que alimenta el hidrociclón.

El sensor que monitorea el nivel está montado sobre un tubo bypass para facilitar el acceso al instrumento. Antes de migrar al VEGAPULS 64, habían estado utilizando un sensor ultrasónico de nivel con resultados no fiables.

El molino y el hidrociclón son grandes, sucios y húmedos. El transmisor ultrasónico entregaba constantemente errores de medición debido a la vibración, acumulación, condensación o una combinación de los tres. Para reducir los errores de medición, el personal de mantenimiento limpiaba los sensores ultrasónicos por lo menos una vez por semana.

Detener regularmente su proceso por mantenimiento no es una solución a largo plazo. Esta gran mina necesitaba una medición confiable de un sensor que pudiera soportar las duras condiciones que se encuentran en toda mina.

Radar de 80 GHz: Una medición más enfocada

El sensor de radar VEGAPULS 64 de 80 GHz está especialmente diseñado para medir el nivel de líquidos y lodos. Su más alta frecuencia de 80 GHz significa que el radar tiene un haz más estrecho en comparación con los radares de frecuencia más baja. Su ángulo de enfoque de 3.6˚ permite que la señal del radar viaje a través del tubo y llegue a la suspensión sin interrupciones, lo que brinda una medición limpia.

Luego de instalar el VEGAPULS 64, no tienen necesidad de detener más el proceso para limpiar los sensores de nivel. La electrónica de generación superior del VEGAPULS 64 le permite medir a través de cualquier acumulación o condensación que pueda adherirse a la antena del sensor.

Además, interferencias externas, como vibración y ruido del molino y el hidrociclón, no interfieren con una medición de nivel precisa debido a esta electrónica y cómo funciona la tecnología de radar.

Más tiempo para prioridades mayores

Desde la actualización de la instrumentación de medición de nivel en la descarga de los dieciocho molinos, las bombas, alimentando a la batería de hidrociclones, han sido una sinfonía de operación continua y mayor rendimiento.

El personal de mantenimiento ya no pasa su tiempo limpiando transmisores ultrasónicos. En cambio, pueden trabajar en proyectos de mayor prioridad. En cierto modo, la confiabilidad del VEGAPULS 64 de 80 GHz es música para sus oídos.

FacebookTwitterGoogle+