Componente social es prioridad para la inversión minera, analiza EY

componente-social-es-prioridad-para-la-inversion-minera-analiza-ey

MINERÍA. Componente social es prioridad para la inversión minera, analiza EY. El mejor rendimiento en la cotización de los metales, entre ellos el cobre, es un factor preponderante para emprender negocios en el sector minero; no obstante, resalta un segundo aspecto que exige mayor comunicación de las empresas a fin de tender puentes en el campo social. Así lo destacó un representante de la consultora EY al diario chileno Pulso.

Según Alfonso Sartorio, líder de minería y metales de EY Sudamérica y Brasil, el recurso geológico es solo una fracción dentro del marco decisorio para depositar el capital minero en la región, pues además de este, las compañías evalúan la certeza jurídica y aceptación social de cada país, componentes igual de relevantes para la industria.

“Cuando un actor piensa en invertir, y debe elegir entre un proyecto en Sudamérica o en otra geografía, claro que la incertidumbre y los plazos son un factor fundamental de decisión. Necesitamos optimizar la ecuación, los plazos, los requerimientos [mediante] un diálogo abierto y enfocado del Gobierno con las empresas y la sociedad”, aseveró.

Permiso social

Así, mencionó que lo prioritario para las empresas es la obtención de la licencia social, compromiso renovado constantemente, el cual representa un riesgo al momento de ejecutar las inversiones mineras. Este evento, explica, se suscita por los errores en el proceso comunicativo y de buenos vínculos entre empresas, Gobierno y comunidades.

“Las comunidades vecinas ven el sector como un substituto del Gobierno, y si bien es importante reconocer que las empresas tienen una papel en el desarrollo de las poblaciones, es fundamental que no sea confundido por el Gobierno. Este es un factor adicional al momento de tener los permisos ambientales”, explicó el especialista.

Errores compartidos

El análisis de Alfonso Sartorio lo conlleva a sostener que el problema también es atribuible a las empresas mineras, cuya falencia es no demostrar oportunamente su aporte a las comunidades y al medioambiente, al mismo tiempo que los Gobiernos tampoco tuvieron una intervención cohesionada en el pasado para evitar los conflictos del sector.

“Hoy las empresas traen más desarrollo socioeconómico y tienen la visión de protección ambiental que es beneficiosa para la sociedad. Esa tiene que ser la regla porque las empresas del sector consiguen mucho más retorno financiero si tienen un diálogo abierto y productivo con la sociedad, que al revés”, advirtió el ejecutivo.

(JPC)

FacebookTwitterGoogle+