Camiones y cargadores para minería subterránea: Socios compactos

th663_loading_ug

En minería, los camiones y cargadores para labores subterráneas difieren de los usados para tajo abierto en el tamaño. Y es que, al trabajar dentro de túneles, estos deben de tener un tamaño compacto para poder moverse en ellos de forma óptima. A estos equipos se les denomina ‘de bajo perfil’. Conozcamos a continuación los productos de este rubro existentes en el mercado peruano y a las empresas y marcas que los proveen.

Una constante que se da en el trabajo en minería es el arranque de la roca de la corteza terrestre y su posterior traslado o acarreo a otro punto. Este trabajo se da tanto en minería a silo abierto como en minería subterránea, siendo en esta última donde se usan cargadores y camiones de ‘bajo perfil’.

Estos últimos –a los que está dedicado este informe– cargan, figurativa y literalmente, gran parte del peso del trabajo en la minería subterránea y, por su tecnología y características, son herramientas esenciales en su proceso operativo.

Y es que los cargadores frontales de bajo perfil –también conocidos como LHD (Load- Haul-Dump)– junto con los camiones volquetes convencionales o de bajo perfil –conocidos como Dumpers o Minetrucks–, aportan niveles de eficiencia decisivos para la operación.

Cargadores LHD

Como ya se señaló, estos equipos están preparados para trabajar en forma óptima en espacios reducidos ya que, como norma general –dicen desde Ferreyros–, los equipos usados en minería subterránea son compactos.

Pese a ello, son los protagonistas de la producción en las minas subterráneas pues mueven cada día cientos de toneladas de material minado, descargándolas en las zonas de acumulación (Ore Pas) o cargando directamente los camiones en la operación.

Por su parte, los camiones de bajo perfil se dedican al traslado del material desde el frente de trabajo hasta la planta concentradora.

“Ambos equipos se complementan mutuamente en la minería subterránea, agilizando el tiempo de ciclo”, señalan desde Ferreyros.

Camiones de bajo perfil

Sobre las diferencias que tienen este tipo de máquinas respecto a las de uso convencional, cabe decir que los camiones de bajo perfil tienen igual capacidad de acarreo que los volquetes convencionales y requieren de una menor sección de galería para desplazarse, lo que disminuye los costos de desarrollo de la mina. Además, por su construcción más robusta, suelen tener una mayor vida, llegando a las 25,000 o 30,000 horas de operación.

El rango de los equipos disponibles en el mercado fluctúa entre las 15 y 50 toneladas de capacidad de acarreo y sus dimensiones son compatibles con los LHD, siendo capaces de cargarlos en 3 a 4 viajes (pases).
Otras diferencias

En conclusión, al hablar de camiones y cargadores de bajo perfil hacemos referencia a equipos distintos a los convencionales, pues están diseñados para desempeñarse en condiciones especiales dadas en los trabajos en minería subterránea. Además, a diferencia de los camiones convencionales, los camiones de bajo perfil aportan mayor eficiencia y un mejor retorno de inversión a largo plazo para los trabajos en socavón.


Vea la revista completa AQUÍ

FacebookTwitterGoogle+