A TODO MOTOR

imagen

Por: Paola Terrones

El mercado de motores se ha ido diversificando con el fin de ofrecer la mejor calidad y poder facilitar a las empresas que los demandan y usan ahorros en costos; sobre todo hoy que, en el ámbito minero, ellas enfrentan la imperativa necesidad de reducir costos y elevar los niveles de eficiencia de sus operaciones.

“La baja cotización que tiene el cobre y otros metales que se explotan en las operaciones mineras del país, hace que el mercado se ponga más sensible y ellas busquen reducir sus costos”, manifiesta Sergio Mandolesi, Gerente de Servicio Técnico de Detroit Diesel MTU.

Y es que precisamente en coyunturas como la actual, de fluctuación de los precios de los metales a la baja en los mercados internacionales, las empresas mineras deben utilizar la tecnología más eficiente para reducir sus costos, lo que en el  caso de los motores se traduce en la búsqueda de ahorro en combustible y mantenimiento.

“Es una ventaja para los clientes poder contar con los motores que llevan un ahorro en costos de la operación, de tal manera que sirvan como soporte para el momento no tan óptimo que vive la industria hoy”, recalca Mandolesi.

Ante esto, los especialistas plantean trabajar con motores eléctricos e hidráulicos, pues estos ofrecen una serie de ventajas competitivas y de costos.

“Un motor hidráulico es un actuador mecánico que convierte presión hidráulica y flujo en un par de torsión y un desplazamiento angular; es decir, en una rotación o giro. Su funcionamiento es pues inverso al de las bombas hidráulicas y es el equivalente rotatorio del cilindro hidráulico”, explica Roberto Silupú, responsable de  Proyectos de Minería e Industria de Marco Peruana.

Entre las ventajas que estos motores poseen se encuentra el hecho que las fuerzas pueden regularse de manera continua; así como poder llegar, en los elementos hidráulicos de trabajo, hasta su total parada sin riesgos de sobrecarga o tendencia al calentamiento.

Además, tienen una mayor flexibilidad, ya que el aceite se adapta a las tuberías y transmite fuerza como si fuera una barra de acero. Asimismo, sus elementos son reversibles y se pueden frenar en marcha debido a que tienen pocas piezas en movimiento y poseen una multiplicación de fuerzas.

Por otro lado, el motor eléctrico es un dispositivo que transforma la energía eléctrica en energía mecánica por medio de la acción de los campos magnéticos generados en sus bobinas.

Es así que algunos de los motores eléctricos son reversibles, ya que pueden transformar energía mecánica en energía eléctrica, funcionando como generadores o dinamo. De hecho, los motores eléctricos de tracción, usados en locomotoras o en automóviles híbridos realizan a menudo ambas tareas, si se diseñan adecuadamente.

“Al hablar de motores eléctricos, la eficiencia corresponde a la relación entre la potencia producida en el eje y la potencia absorbida de la red de energía”, menciona José Delgado Arango, Gerente de servicios y repuestos de Modasa.

Para el caso de los motores eléctricos, además, una de las ventajas es que su peso no varía en gran medida, sea la potencia o tamaño que se necesite, ya que se pueden construir de cualquier tamaño y forma, siempre que el voltaje lo permita.

Como complemento, ellos tienen un par de giro elevado constante, lo que permite su rendimiento sea muy elevado (típicamente en torno al 75 %, aumentando a medida que se incrementa la potencia de la máquina).

LA POTENCIA EN MINERÍA

Existen diferentes tipos de motores, dependiendo del nivel de potencia que exija la maquinaria. Sin embargo, existen algunos niveles predefinidos cuando se trata de minería subterránea o a tajo abierto.

“Los equipos que se usan a tajo abierto son mucho más grandes que los que se utilizan para minería subterránea; y por ser más pequeños, la potencia es menor”, recalca Mandolesi.

Y es que en operaciones a tajo abierto, lo máximo que se está desarrollando son 400 toneladas en la capacidad de carga; sin embargo, en un futuro puede ir extendiéndose a más, ya que existen proyectos para que sea así.

“Este motor impulsa los equipos que mueven 400 toneladas de carga, pero también puede funcionar a 5000 metros de altura sin ningún inconveniente y utilizando la misma operatividad, con los detalles propios de usar un motor en la altura”, asegura.

Por otro lado, en minería subterránea los equipos tienen una potencia especial. Por ejemplo, un equipo que lleva 400 toneladas en una operación a tajo abierto es de 4000 Hp (caballos de fuerza), pero un equipo que se utiliza para minería subterránea, que mueve no más allá de 4 toneladas, tiene 126 -130 Hp.

En el mercado peruano actual de motores existen una serie de equipos con diferentes características, pero cuyo único objetivo es proporcionar mayor eficacia y eficiencia, así como ahorrar costos. Entre las empresas más destacadas que ofrecen estos productos se encuentran Detroit Diesel MTU, Marco Peruana y Modasa.

(El informe completo se encuentra en la edición impresa y virtual de su revista RUMBO MINERO Nº 85)

FacebookTwitterGoogle+