EPP para minería: la seguridad empieza por la ‘cabeza’

EPP-109

La actividad minera al ser catalogada como un trabajo de alto riesgo, requiere de planes y equipos que prevengan accidentes durante sus operaciones. A continuación, detallaremos la última línea de protección que usan las empresas mineras para mitigar y eliminar los accidentes, mediante el uso de Equipos de Protección Personal (EPP) destinados a asegurar la vida de los trabajadores, comenzando con la protección de cabeza, rostro, oídos y ojos.

Con la finalidad de alcanzar la eficacia ante las condiciones donde se usarán, los Equipos de Protección Personal (EPP) deben implementarse con tecnología de punta. Para tal fin, las empresas que los proveen determinan qué mecanismos son los idóneos para prevenir accidentes y es que el correcto uso y acondicionamiento puede significar la diferencia, ante un evento desafortunado, entre la vida y la muerte.

Ante la posible ocurrencia de tales casos, en el Perú se han establecido normas de prevención, seguridad y salud en el trabajo, las que –para el caso minero– son más exigentes. En esa línea, los titulares mineros destinan esfuerzos y estrategias para mitigar tales casos.

Así, desde la creación de entes responsables de la prevención de riesgos (áreas encargadas de capacitar a los colaboradores sobre el uso de los EPP, e instancias en las cuales los proveedores de estos equipos dictan programas de instrucción para lograr ese objetivo) hasta acciones basadas en instrumentos de comunicación interna, son herramientas usadas para la detección de riesgos en los procesos.

Asimismo, de acuerdo a los especialistas, ante alguna eventual falla de las herramientas destinadas a la prevención anteriormente descritas, el uso de los EPP significa la última barrera entre el individuo y el riesgo.

Así, como parte de la política de prevención, se han elaborado y aplicado códigos laborales para normar la exigencia a los trabajadores para usar los EPP correctamente, además de aplicar sanciones en caso de no hacerlo.

Empero, debemos señalar que no todos los EPP garantizan una protección plena frente al peligro; al igual que no todos los EPP, incluso los de un mismo tipo, poseen características similares.

En cuanto a lo primero, cada uno de ellos está diseñado con un propósito específico y hay diversos factores que tienen un efecto sobre su eficiencia. Entre ellos podemos citar el de la limpieza y almacenamiento, los niveles de humedad, la exposición a los solventes que provocan algún tipo de daño, entre otros.

Concerniente a lo segundo, los factores diferenciales son la innovación y la tecnología, variables que determinan, por ejemplo, que unos EPP sean más cómodos, adaptables, flexibles, resistentes o duraderos que otros.

Conozcamos, a continuación, las empresas proveedoras de este tipo de equipos, las que desde hace varios años persiguen, junto con las mineras, la meta de cero accidentes.


Vea la revista completa AQUÍ

FacebookTwitterGoogle+