Gestión de Activos: La prioridad en la productividad y en la economía

GESTION DE ACTIVOS

Uno de los mayores obstáculos del sector minero es garantizar la máxima productividad de sus procesos y, por ende, la rentabilidad, siempre que la inversión en costos operacionales sea mínima. Esto implica que se realicen de manera correcta las tareas de organización, control y gestión de actividades. En ese sentido, las empresas consultadas en este informe analizan los beneficios de emplear la gestión de activos para la industria extractiva.

Incrementar la producción y elevar las ganancias es un objetivo común en toda empresa, especialmente en la minería, pues los niveles de capital desembolsados para tal fin así lo exigen.

Diariamente, grandes maquinarias y equipos se movilizan para sostener las actividades, mientras que la infraestructura debe ser el soporte para las operaciones.

Sin embargo, no podemos omitir el patrón –erróneo- que “el fin justifica los medios” que, si bien no se practica por toda la industria, sí se aplica en aquellas que solo buscan obtener el máximo beneficio, sin considerar el desgaste de los activos, reflejado a futuro en su inoperatividad y el realce colosal de los costos de capital. Es decir, una actitud improvisada.

En consecuencia, “la gestión económica de actividades pasa a un segundo plano, limitada a un control presupuestario que incorpora las mismas premisas de la gestión operacional”, se destaca en un documento del Programa Nacional de Minería Alta Ley (Chile). En este caso, la Gestión de Activos se aplica al equipamiento para el desarrollo de las actividades.

Activos intangibles

Entonces, ¿qué entendemos por Gestión de Activos? Como un resumen, se refiere a las estrategias diseñadas y ejecutadas para monitorear constantemente a todos los bienes y servicios utilizados para los procesos diarios en la minería, estudiándolos desde su funcionamiento y mantenimiento para un óptimo desempeño, procurando el menor costo.

Las claves para incrementar la productividad se asocian a activos intangibles. No obstante, los actuales modelos de gestión no permiten una adecuada administración del conocimiento y tecnologías, ni tampoco una transferencia de prácticas; así como una gestión de ecosistemas y de operaciones virtuales derivadas de la digitalización del negocio minero, entre otras.

En este nuevo entorno es la sinergia entre los bienes intangibles la que posibilita la creación de valor, debido a que los empleados colaboran entre ellos y con aliados externos para crear conocimiento reutilizable, diseño y procesos que satisfagan las necesidades del mercado mediante modelos de negocios sustentables.

Impacto en costos

El Programa Nacional de Minería Alta Ley de Chile aduce que en faena, la gestión conjunta de activos consume entre 70% y 80% de los costos productivos. Individualmente, el transporte de material en camiones mineros y molienda SAG se adueñan del 50% cada uno. Aquí resaltan las diferencias económicas entre una eficiente gestión colectiva y otra que solo analiza factores por separado.

La planificación integrada –revela el estudio chileno– alcanza en faena entre 15% a 20% en efectividad operacional y de 30% a 50% de kis costos de transporte mina.

Además, es recomendable el “Monitoreo de Signos Vitales de Equipos” (móviles y fijos) para el diagnóstico anticipado de degradación de desempeño y la reparación oportuna en tiempos muertos de operación.

Los retos en energía, agua, medioambiente, características del mineral, etc., requieren una revisión de las tecnologías y los procesos como pilares permanentes de la innovación en minería. Es necesario contar con modelos de innovación, la construcción de ecosistemas y el aumento significativo de los recursos disponibles para dicha actividad.

Reglamentación

En el 2014, se publicaron las normas ISO 55000 e ISO 55001 para la gestión de activos. Esta serie especifica cómo las organizaciones deben administrar sus activos para lograr sus objetivos estratégicos y equilibrar el rendimiento, los riesgos y los costos asociados. Numerosas industrias ya han desarrollado normas para temas relacionados.

Así, el ISO 55000 básicamente contiene una descripción de los aspectos generales, principios y terminología de la Gestión de Activos; mientras que el ISO 55001, define requisitos para el establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora de un sistema de Gestión de Activos; y la ISO 55002 (norma también publicada en el 2014) brinda directrices para la aplicación de la ISO 55001.

Demanda comercial

Para Scaf Perú, la gestión de activos “definitivamente dejó atrás el enfoque tradicional para el mantenimiento y operación de activos mineros, dado que es un enfoque moderno y más adecuado a las exigencias de competitividad actuales. Esta solución es la que prevalecerá a futuro”.

Mientras que para Sitech Perú, la demanda por estos servicios viene creciendo de manera sostenida desde el 2015. “Los primeros en adoptar estas prácticas y estas soluciones han sido las mineras trasnacionales, que ya han comprobado la necesidad de contar con estas soluciones y estos servicios en otras geografías”, indicó.


Vea la revista completa AQUÍ

FacebookTwitterGoogle+