PERÚ: BASTIÓN MUNDIAL DEL ZINC

ZINC106

Considerada como la segunda potencia productora de zinc y la tercera con grandes despensas del mineral en el mundo, el Perú se erige hoy como una magnífica plaza para la atracción de inversiones y el desarrollo minero del metal. De vital importancia para las actividades de construcción, transporte, maquinaria, industria farmacéutica, entre otros, datos oficiales evidencian el aumento de su producción en el país en 11% (enero-agosto) y un incremento de su exportación en 74% (enero-julio). A continuación, conozca el panorama actual del zinc y su futuro devenir. 

El Perú es un vasto territorio minero donde no solo prolifera el cobre, sino otros recursos metálicos como la plata, oro, hierro, estaño, plomo o molibdeno. La riqueza geológica de nuestro país atrae el interés de los inversionistas, quienes ven una inmejorable oportunidad para descubrir y extraer el metal, a cambio de generar ingresos a la nación.

Entre ellos, uno de los recursos que mayor repunte ha tenido es el zinc, elemento químico metálico, de tonalidad blanca, brillante y de estructura blanda, muy abundante en la corteza terrestre en forma de sulfuro, carbonato o silicato; y muy utilizado en la fabricación de pilas eléctricas, en la elaboración de aleaciones como el latón, y en la galvanización del hierro y el acero.

Según la plataforma virtual de estadísticas Statista, en 2016 el Perú se consolidó como el segundo productor mundial de zinc con 1.3 millones de toneladas métricas finas (TMF), siendo superado solo por China, con 4.5 millones de TMF. No obstante, se colocó por encima de Australia (850 mil), EE.UU. (780 mil), México (710 mil), Irlanda (650 mil) y Bolivia (460 mil).

De esta manera, y según la información proporcionada por la agencia internacional de estadísticas USGS, China capturó el 38% de la producción mundial, Perú concentró el 11%, Australia y Estados Unidos aportaron igualmente el 7%, México amasó el 6% e India obtuvo el 5%, mientras que el resto de economías reunió en conjunto el 26% de la extracción global.

Es importante resaltar que la producción mundial del metal en estudio casi se cuadruplicó en los últimos 60 años, al pasar de 3.1 millones en el año 1956 a 11.9 millones de toneladas métricas en el 2016. Así, desde fines de la década de 1990 la producción ha presentado una notoria tendencia al alza, es decir, que entre el 2000 y 2016 creció 36%.

Igualmente, en los últimos 16 años, el consumo total se incrementó 56%, tras llegar a 13.9 millones TMF. El volumen extraído se repartió entre las principales naciones consumidoras de la siguiente forma: China (48%), EE.UU (6%), India (5%), Corea del Sur (5%), Japón (3%) y otros (33%), según detalla el Grupo Internacional de Estudio del Plomo y Zinc (ILZSG).

Asimismo, las actividades económicas con mayor demanda fueron construcción (50%), transporte (21%), infraestructura (16%), maquinaria industrial (7%) y bienes de consumo final (6%), tal como precisa la compañía Arizona Mining, cuyos datos fueron compartidos en una publicación de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE).

EL ZINC EN EL PERÚ

Entre enero y diciembre del 2016, nuestro país extrajo 1 millón 336 mil 835 toneladas de zinc, cantidad inferior en 5,94% al 1’421,218 TMF del año previo. En 2008 la capacidad productiva llegó a su cúspide con 1’602,597 toneladas. Del primer volumen citado, tres firmas mineras sumaron el 53.9% de la producción nacional: Volcan, Milpo y Antamina.

Conforme al boletín del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Volcan –incluyendo la Administradora Cerro y la Compañía Chungar– entregó 277,988 toneladas (20.80%), Antamina acumuló 261,468 TMF (19.56%) y Milpo logró 181,054 TMF (13.54%). La producción nacional evolucionó de 910 mil (2000) a 1.336 millón de toneladas (2016).

Respecto al nivel de cada región, Áncash aportó 308,783 TMF, equivalentes al 23.14% del total de zinc producido en el país; en tanto Junín y Pasco rindieron, cada uno, 305,080 y 271,226 toneladas, es decir, el 22.86% y 20.33% del mercado local, respectivamente. Solo estos tres departamentos aglutinan el 66.33% del volumen extraído a nivel nacional.

En 2016, se exportaron 1 millón 114 mil toneladas métricas (TM) de mineral –concentrado y refinado– por un valor total de 1,466 millones de dólares. De este modo, al compararlo con el año anterior, tanto en volumen como en ventas descendimos 8.52% y 2.72%, en cada caso. El zinc constituyó el 6.15% de las exportaciones mineras peruanas.

COTIZACIÓN AL ALZA

En los primeros ochos meses del 2017, el zinc alcanzó 946 mil 429 toneladas finas, elevándose 11.16% en comparación a las 851,390 toneladas del mismo periodo en el año pasado. Asimismo, la producción obtenida en agosto mejora 7.02% y, respecto al mes de julio, avanza 8.89%. Al concluir el año, la producción superaría a la cifra anotada en 2016.

Nuevamente, Antamina, Milpo y Volcan –con la incorporación de la Minera Chungar– se apoderaron del 57.93% de la producción local de zinc, cada una aportó 273,844 (28.93%), 103,669 (10.95%) y 170,781 toneladas finas (18.05%). Se destaca el crecimiento de Antamina, cuyo rendimiento ganó un 97.88% entre enero y agosto del presente año.

En Áncash se extrajeron 307 mil 523 toneladas, sobrepasando en 82.16% a los 168,820 TMF del periodo estudiado en el año 2016. A la región norteña le siguieron Junín con 190,758 TMF y Pasco con 162,141 TMF; no obstante, ambos departamentos redujeron su producción en 9.71% y 6.57%. Este tridente representó el 69.78% de la producción total.

De enero a julio, la comercialización de zinc al exterior aumentó 74.10% a 1,205 millones de dólares, monto superior a los 692 millones de similar transcurso en 2016; igualmente, el cargamento enviado ascendió de 593 a 690 mil toneladas métricas, es decir, mostró un progreso de 16.30%. Las ventas del metal son el 7.76% de las exportaciones mineras.

La actualización de los datos facilitados por la SNMPE, especifican que las exportaciones de zinc, acumuladas a agosto del 2017, registraron 1,351 millones de dólares en transacciones, implicando un crecimiento de 56.3% respecto a igual periodo del 2016 (864 millones). Los principales destinos fueron China, Corea del Sur, España, Brasil y Japón.

En cuanto al volumen, el boletín N°38 del Banco Central de Reserva (BCR) indica que, en los primeros ocho meses de este año, 769 mil 900 toneladas de zinc fueron distribuidas al mercado internacional, mostrando un adelanto de 7,6% frente a las 715,300 toneladas del mismo lapso en 2016. Mayo se convirtió en el mes con mayores envíos (125,700 TM).

PERSPECTIVAS DE PRODUCCIÒN Y PRECIO

El BCR estima que la producción de zinc crecerá 7,9% al culminar el presente año con 1,440 toneladas; en adelanto la cifra aumentará a 4,3% con 1501 TMF (2018) y 0,2% con 1504 TMF (2019). Para este objetivo serán trascendentales las contribuciones mineras de Antamina, Milpo y Volcan, quienes sumarían 834 mil toneladas finas dentro de dos años.

En tanto, el precio del metal creció 12% durante enero-agosto, alcanzando 1,36 dólares por libra en el octavo mes, debido a la menor disponibilidad de concentrados que restringe la producción de zinc refinado, el cierre de grandes minas en 2016, el recorte productivo de Glencore y las exigencias ambientales de China que afectan a la oferta del mineral.

Así, el zinc se mantendría al alza por la menor oferta, determinando un mercado cada vez más ajustado en el corto plazo. La proyección del precio posee riesgos asociados a la demanda china y a la reanudación de operaciones de minas paralizadas, la ampliación de operaciones o la aceleración de la inversión en proyectos actualmente en desarrollo.

Vale indicar que en agosto los términos de intercambio de comercio exterior ascendieron 9,6% respecto al mismo mes de 2016, explicado por los mayores precios de exportación del cobre (36,2%) y del zinc (28,8%). Con ello, se acumularon 14 meses de crecimiento continuo, en un contexto internacional de mejora de los precios de las materias primas.

Como dato interesante, el BCR enfatizó que del 27 de setiembre al 4 de octubre, el precio del zinc subió 7% a 1,53 dólares por libra de zinc. Este hecho fue consecuencia de los suministros ajustados por medidas medioambientales y de una sólida demanda de China.

PRECIOS E INCERTIDUMBRE

A comienzos de octubre, la agencia Bloomberg informó que, tras llegar la cotización del zinc a los 3,308.75 dólares la tonelada el miércoles 04, se encendieron las alarmas a nivel mundial, pues el alza del precio significaba un riesgo para las compañías galvanizadoras, productoras de aleación y fundidoras; según las declaraciones de Vedanta Resources Plc.

“Los compradores encuentran difícil ganar dinero en los niveles actuales, tras duplicarse los precios desde inicios del 2016. Todo el mercado está fuera de control. En el corto plazo es un buen precio, pero no es sostenible. Tiene que haber un precio de incentivo”, remarcó Deshnee Naidoo, presidenta ejecutiva de la división Vedanta Zinc International.

A Vedanta, que posee al mayor productor del metal, Hindustan Zinc Ltd., los altos precios del metal la benefician solo en el corto plazo; sin embargo, Naidaa mencionó que entre 2,500 y 2,800 dólares por tonelada sería un nivel más sostenible. Esta cifra permitiría a los clientes aumentar los márgenes de ganancia y por lo tanto el uso.

“No es un precio que esperamos ver en el mercado en el largo plazo. Si no vendemos un producto que la gente pueda usar y ganar dinero, vamos a tener problemas. Vedanta está por comenzar la operación de su nueva mina Gamsberg (Sudáfrica), [en el que] producirá 250,000 toneladas de zinc concentrado, lo cual contribuirá a aliviar la escasez mundial”, dijo.

PROYECTOS DE ZINC EN EL PERÚ

Con los vientos favorables que soplan en el mercado, no es extraño que en los últimos meses se hayan registrado anuncios acerca del interés de diversos inversionistas mineros por iniciar o retomar proyectos de explotación del zinc en el mundo. Y el Perú no es la excepción. A continuación enumeramos los principales.

Proyecto Ariana. Southern Peaks Mining (SPM) planea iniciar la construcción del proyecto Ariana –situado en Yauli, Junín– entre enero y marzo del 2018, con lo que prevé culminar sus obras en 24 meses. Según sus pronósticos, la empresa iniciaría la producción comercial, estimada en 50 mil toneladas de cobre y 30 mil toneladas de zinc, durante el segundo semestre del 2019 o primer trimestre del 2020.

En la primera fase del proyecto Ariana se construirá la mina y una planta de 2,000 toneladas por día, lo que requerirá una inversión de hasta 125 millones de dólares. La ampliación a 3,000 toneladas diarias supondría un costo de 40 a 45 millones de dólares, aproximadamente, según reveló el presidente y CEO de SPM, Adolfo Vera.

Mina Pachapaqui. Otro de los proyectos es la ampliación de la planta concentradora de la mina Pachapaqui, yacimiento fundado por la firma International Consolidated Minerals (ICM) en 2005 y luego adquirida en 47,5 millones de dólares por Korea Zinc Group en 2010. La expansión de la capacidad a 3,300 toneladas métricas diarias, necesitará de 116 millones de dólares.

En aquel momento, los voceros de Korea Zinc manifestaron que la mina peruana tenía un total de 13.5 millones de toneladas de zinc, plata y cobre en reservas, y una capacidad de producción diaria de 675 toneladas. Actualmente, el proyecto –localizado en Bolognesi, Áncash– se encuentra en etapa de factibilidad y arrancaría sus operaciones en 2020.

Proyecto Accha. La lista continúa con la empresa Exploraciones Collasuyo, propietaria del proyecto minero Accha en Paruro (Cusco), el cual afronta estudios de prefactibilidad. La futura operación despertaría en 2020, y en adelante entregará 60 mil toneladas de zinc y 40 mil toneladas de plomo por año. La firma matriz es Zincore Metals, con sede en Vancouver, Canadá.

Accha comprende la construcción de una planta pirometalúrgica, a fin de producir calcina de zinc-plomo para su venta a refinerías del exterior. También prevé la instalación adicional de una refinería, presumiblemente en Ilo, donde producirá lingotes de zinc de alta pureza y sulfato de plomo. Inicialmente, la mina tendrá una vida útil de 8 o 9 años.

Proyecto El Padrino. Adscrita a Votorantim Metais Holding –considerada entre las cinco mayores productoras mundiales de zinc–, Milpo no se queda atrás, pues con un presupuesto de 470 millones de dólares realizará el proyecto de exploración El Padrino, para alcanzar más de 100 millones de toneladas de recursos, tal como indicó la empresa durante el proExplo 2017.

De este modo, Milpo trabaja en un EIA detallado para la construcción de túneles de exploración, los cuales comenzarían en 2019. Tras ello, seguirán las investigaciones de campo en los yacimientos El Padrino e Hilarión –en el límite de Áncash con Huánuco–, donde se desarrollaron 241 mil y 33 mil metros de perforación, respectivamente.

Proyecto Cañón Florida. La Evaluación Económica Preliminar del proyecto Cañón Florida –anteriormente denominado Bongará–, proyecto controlado por Milpo, estima una producción anual de 131.4 millones de libras de zinc, 13.2 millones de libras de plomo y 168,203 onzas de plata. Por un plazo útil de 12.5 años procesaría 11.187 millones de toneladas de minerales a una razón de 2,500 toneladas diarias.

Ubicado en la provincia de Bongará, departamento de Amazonas, en toda su vida productiva, albergaría concentrados de 1.643 millones de libras de zinc (8,34% grados y 80% de recuperación), 165 millones de libras de plomo (0,90% grados y 74% de recuperación) y 2,1 millones de onzas de plata (11,31 g/t grados y 52% en recuperación). Así, el proyecto minero requerirá una inversión de 214 millones de dólares.

La mina será una operación del tipo subterráneo con una tasa de producción de 912,000 toneladas por año. Además, incorpora un molino convencional con trituración (03 etapas) y molienda (01 etapa) con dos circuitos de flotación, en el que se producirán concentrados de zinc y plomo por 287 y 46 toneladas al día, correspondientemente.

Milpo ostenta el 61% de Cañón Florida y Solitario Resources el 39%. Desde que inició la sociedad en 2006, Milpo y su matriz, Votorantim Metais, financiaron el 100% de los gastos del proyecto. La accionista mayoritaria accederá al 70% de la propiedad si continúa con el financiamiento y pone el proyecto en producción acorde al estudio de factibilidad.

Proyecto Ayawilca. Según adelantó el en proEXPLO 2017vicepresidente de Exploración de Tinka Resources, Álvaro Fernández Baca, la canadiense destinará este año un monto de 5,5 millones de dólares de financiamiento para ejecutar 12 mil metros de perforación en su proyecto polimetálico Ayawilca, situado en la provincia Daniel Alcides Carrión (Cerro de Pasco).

La campaña de perforación empezó en febrero pasado y concluiría en diciembre próximo. Con estas nuevas labores, se espera aumentar las estimaciones actuales de los recursos mineros de Ayawilca, los cuales albergan 18,8 millones de toneladas (Mt) de recursos inferidos con 8,2% de zinc equivalente o 2.450 millones de libras (Mlb, 1,11Mt) de zinc.

Tinka publicó los resultados de once perforaciones de un total estimado de 30 hoyos previstos para el 2017; igualmente, se completó diecisiete hoyos. En la actualidad, existen dos plataformas de perforación en el centro y sur de Ayawilca, centradas en la expansión de recursos y la conexión de estas áreas.

Un tercer equipo de perforación está actualmente probando las posibles extensiones de Ayawilca occidental. Una cuarta maquinaria ha comenzado en la zona 3, una nueva área situada 700 metros al noreste del área existente del recurso del zinc.

En conclusión, con un escenario mundial para la industria del zinc dominado por signos positivos, todo hace prever que la participación del Perú en él no solo mantendrá su protagonismo, sino que se acrecentará a medida que los numerosos proyectos enumerados se hagan realidad.

 

Vea la revista completa AQUÍ

FacebookTwitterGoogle+