Mineras y comunidades: Socios en Responsabilidad Social

mineras-y-comunidades-socios-en-responsabilidad-social

INFORME. Mineras y comunidades: Socios en Responsabilidad Social. De acuerdo a la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú), la relación de las empresas mineras con el entorno que las rodea es un punto primordial para llegar a tener operaciones “socialmente aceptables”; es decir, las políticas ambientales y de responsabilidad social de las empresas mineras deben enfocarse en una convivencia honesta y responsable con el entorno para buscar alianzas estratégicas que tengan como objetivo que los pobladores sean actores de su propio desarrollo.

Así destaca que en la actividad minera es conocido que mientras más aceptación social tengan sus proyectos, las posibilidades de permanencia en el mediano y largo plazo serán mucho mayores. En este contexto la responsabilidad social de las empresas juega un rol preponderante, y va de la mano con el manejo adecuado de una ecuación clave: minería-entorno social-cuidado del ambiente.

“El concepto de responsabilidad social y minería significa tener con las comunidades una relación horizontal, con responsabilidades y retos compartidos. Se debe involucrar a las empresas y a la comunidad en alianzas estratégicas
con una visión de desarrollo sostenido. Además, debemos pensar este vínculo como algo que debe generar valor más
allá de la vida misma de la operación minera; actividad que, en la mayoría de los casos, se desarrolla sobre los 3,500
msnm, en lugares alejados y con muchas carencias”, destaca ComexPerú.

En tanto, para el Ministerio de Energía y Minas (MEM) la puesta en marcha de operaciones mineras genera una serie de servicios y obras de infraestructura en su entorno que benefician a los pobladores de las comunidades aledañas, las mismas que en otras circunstancias tardarían años en ser atendidas. La institución agrega que la comunidad participe de los procesos; esté informada y conozca los programas de la empresa minera para proteger el medio ambiente y su entorno social; es decir, debe practicarse una política de transparencia y apertura que involucre a las autoridades, líderes de opinión, instituciones representativas y población en general.

“Ese es el reto de la nueva minería en sus objetivos de responsabilidad social. Demostrar en los hechos que la ecuación minería-entorno social-cuidado del medio ambiente es posible, y que debe ser el engranaje para traer desarrollo a las zonas donde se realizan operaciones mineras”, comenta el MEM.

Asimismo, sostiene que la nueva minería implica, además, que las empresas tengan un compromiso real no sólo con la responsabilidad social y el cuidado del ambiente, sino con la promoción del desarrollo sostenible.

 

Vea la revista completa AQUÍ

FacebookTwitterGoogle+