Sociedad Peruana de Hidrocarburos preocupada por toma de lotes petroleros y atentados a oleoducto

SPH

La Sociedad Peruana de Hidrocarburos (SPH) expresó, a través de un comunicado, su preocupación por la falta de un acuerdo con las comunidades de Loreto que permita atender de manera adecuada el nuevo sabotaje contra el Oleoducto Norperuano, el cual no sólo está generando graves impactos al medio ambiente, sino también pérdidas económicas importantes.

El gremio reitera que es necesario arribar a consensos en base al diálogo, pero siempre bajo la premisa irrenunciable del respeto a la ley y al estado de derecho. Por ello, rechaza el uso de toda forma de chantaje y violencia para presionar a acuerdos y concesiones.

“Es fundamental que el Gobierno restaure su legitimidad sobre la base de cumplir probadamente los compromisos asumidos con las comunidades amazónicas.  Más allá de la importancia del diálogo, como la principal forma de solucionar las diferencias, es preocupante que los actos de sabotaje permanente contra el Oleoducto Norperuano y la toma de instalaciones petroleras, no hayan sido sancionadas ejemplarmente y en el marco de la ley, para marcar un claro precedente de rechazo a todo aquello que atenta contra el orden social y jurídico del país. Se requieren mayores, mejores y sinceros esfuerzos de parte del gobierno para retomar el orden en la región”, añade.

La Sociedad Peruana de Hidrocarburos considera, además, que “este conflicto también se afecta seriamente a miles de trabajadores petroleros, que viven en una constante inseguridad y zozobra. Ellos también sufren la incertidumbre de perder sus empleos debido a la paralización de los proyectos, todo esto en medio de una difícil situación económica por la que atraviesa el país la cual no parece revertirse pronto”.

El Oleoducto Norperuano es un activo estratégico del Estado y debe ser protegido y preservado. Resaltamos los esfuerzos de Petroperú por involucrar a las comunidades colindantes al oleoducto para que se conviertan en aliados y los principales guardianes de su operatividad. Ese esfuerzo debe ser complementado por el Gobierno con una estrategia de desarrollo social más efectiva, focalizada y con responsables.

FacebookTwitterGoogle+