Barrick eleva el objetivo de reducción de emisiones al 30% para 2030

Barrick Gold realizó su primera presentación virtual a inversionistas sobre sustentabilidad e informó que en 2020 no tuvo incidentes ambientales de alta importancia; alcanzó el 79% de reciclaje y reutilización de agua en sus operaciones e comités de desarrollo comunitario en todos sus sitios activos.

“A principios del año pasado, establecimos un objetivo de reducción de emisiones del 10% para 2030 en comparación con una línea de base de 2018 que combinaba los datos de las operaciones heredadas de Barrick y Randgold, así como los activos recién adquiridos”, dijo el presidente y director ejecutivo, Mark Bristow, dijo durante la llamada.

Añadió que, a lo largo del año, la compañía trabajó en la identificación de nuevas oportunidades de reducción y esto les ha permitido establecer un objetivo actualizado de al menos el 30% para 2030 con un objetivo de reducción provisional del 15% basado en proyectos que ya se están implementando, manteniendo un perfil de producción estable.

Según Mark Bristow, el objetivo final de la compañía es lograr emisiones netas cero para 2050, principalmente a través de reducciones de gases de efecto invernadero y compensaciones para algunas emisiones difíciles de reducir.

En la misma presentación, de acuerdo con el portal Mining.com, el ejecutivo de sostenibilidad del grupo de Barrick, Grant Beringer, dijo que todos los sitios de la compañía habían sido certificados según la norma de gestión ambiental ISO 14001: 2015.

Así, indicó que cada sitio también había sido facultado para gestionar sus propios problemas ambientales bajo la supervisión del liderazgo estratégico del grupo, con un enfoque particular en un enfoque riguroso para la gestión de las instalaciones de relaves.

“Nuestro estándar de manejo de relaves y lixiviación en pilas se ha alineado con las directrices recientemente actualizadas del Consejo Internacional de Minería y Metales, del cual Barrick es miembro, así como con las de la Asociación de Minería de Canadá. La norma establece seis niveles de inspección y garantía para la operación segura de las instalaciones de lixiviación de relaves y pilas”, sostuvo Grant Beringer.