FMI eleva a 3,7 por ciento proyección de avance del PBI peruano

FMI eleva a 3,7 por ciento proyección de avance del PBI peruano

ECONOMÍA. FMI eleva a 3,7 por ciento proyección de avance del PBI peruano. Para este 2016, el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó de 3,3% a 3,7% su proyección del avance de la economía peruana; mientras que para el 2017 también elevó sus expectativas de 4% a 4,1%.

El FMI atribuyó esta mejora a un fortalecimiento de la actividad en el sector de los recursos naturales, que incluye la minería.

Según la entidad, la economía peruana será una de las más dinámicas de Sudamérica, solo por debajo de Bolivia, que se expandiría un 3,8% este año.

Mirada regional

Este año Brasil tendrá, según proyectó el FMI, un segundo año de contracción del 3,8 % de su producto interior bruto (PIB), la misma cifra que en 2015. Y en 2017 el crecimiento será nulo. A más lago plazo, en 2021, se prevé que el crecimiento vuelva al 2 %.

Además, “las incertidumbres domésticas siguen restringiendo la capacidad del Gobierno para formular y ejecutar políticas” en el gigante sudamericano, añade el informe.

Entre los exportadores de petróleo suramericanos, Colombia crecerá este año un 2,5%, seis décimas menos que el ejercicio pasado, para recuperar el ritmo en 2017 con un 3%.

Mientras que Venezuela seguirá este ejercicio sumida “en una profunda recesión”. El país bolivariano se contraerá un 8 % este año, tras el 5,7 % registrado en 2015, aunque en 2017 la recesión se reducirá a un 4,5 %.

Y Ecuador se contraerá un 4,5 % y un 4,3 %, respectivamente, en 2016 y 2017.

En Argentina, las medidas en marcha “para corregir desequilibrios macroeconómicos y distorsiones microeconómicas han mejorado las perspectivas de crecimiento en el medio plazo, pero es probable que el ajuste genere una suave recesión en 2016”. Argentina, según el FMI, se contraerá un 1 % este año, pero en 2017 crecerá un 2,8 %.

En la vecina Chile, el crecimiento será del 1,5 % en 2016 y del 2,1 % en 2017. Las perspectivas del país están constreñidas por “el precio del cobre y condiciones financieras más ceñidas”.

FacebookTwitterGoogle+