Miguel Cardozo, Vicepresidente del IIMP: “Debemos ir más allá de la agenda de corto plazo”

MIGUEL CARDOZO 07.11.19

La reciente edición de Perumin, realizada en un contexto dominado por la inestabilidad política y conflictividad relacionada –una vez más– con la industria minera, sirvió como espacio valioso para la reflexión acerca de la situación en que se desenvuelve el sector, las tareas que deben asumirse para potenciarlo y las perspectivas que se avizoran para su futuro inmediato. ¿Cuáles fueron las conclusiones que dejó el encuentro en cada uno de esos planos?  Miguel Cardozo, vicepresidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), conversó con Rumbo Minero y respondió a esas y otras interrogantes.

 

Mirando el desarrollo de la industria minera peruana en perspectiva, ¿cuál diría usted que fueron las lecciones más importantes que dejó el Perumin 2019?

Podemos enumerar varias. Una primera fue entender que la minería se está transformando en una especie de ecosistema, con características positivas que debemos potenciar y reforzar para llegar a convertirnos en una industria de mayor prestigio y credibilidad; y una segunda fue que debemos trabajar para que las poblaciones no solo reciban el beneficio de la minería –como de hecho ya lo reciben en términos de crecimiento económico, inversión, descentralización, mejoras de infraestructura y crecimiento del país–, sino que, además de eso, debemos lograr que esa población sienta, entienda, quiera y pida más minería sabiendo que es positiva para el país. Esa sería la mejor señal de que avanzamos.

Hay una tercera, sin embargo, que es muy importante de cara al futuro: que, como industria, tenemos que luchar contra una serie de factores en contra, entre ellos el desconocimiento de su aporte y responsabilidad, por lo que ahí tenemos planteada la tarea fundamental de comunicar, y comunicar educando.

Finalmente, una cuarta lección, fundamental, fue que para que lo anterior se concrete debemos abandonar e ir más allá de la agenda de corto plazo, que está enfocada solamente en conflictos, urgencias y problemas políticos, porque esa agenda no nos ayuda como sector ni como país. En suma, debemos mirar el largo plazo.

 

El centro del enfoque del reciente Perumin fue la establecer el vínculo entre minería e innovación, lo que fue abordado desde las perspectivas de la educación, competitividad, medio ambiente, social, legal e infraestructura. ¿Qué conclusión pudieron extraer de todos esos análisis?

Que para potenciar ese ecosistema debemos redoblar nuestros esfuerzos desplegados en materia de innovación. Y es que, como industria, nuestra minería no está a la cabeza del desarrollo tecnológico mundial actual. De hecho, nuestras innovaciones han sido muy tecnológicas, pero no digitales, y hoy debemos ser cada vez más digitales.

Pero vamos en ese camino, y por ello nuestra tarea fundamental a futuro será demostrar que podemos ser líderes en ese proceso, ya que solo así lograremos ser más competitivos. Eso, sin embargo, implica trabajar en competitividad como industria y como país, y es ahí donde tenemos problemas serios.

 

Precisamente, en Perumin el IIMP lanzó el Índice de Competitividad Minera. ¿Qué conclusiones arrojó esa primera medición?

Que los resultados no son buenos. Porque, es cierto, el potencial geológico que tenemos como país es extraordinario y eso nos da una base para seguir creciendo, pero aparte de eso, en el resto de aspectos debemos mejorar. Eso, sin embargo, depende de que todos ‘empujemos el carro’, comenzando por el gobierno.

FacebookTwitterGoogle+