Tecnologías para minería subterránea

SUBTERRANEA

Una mina subterránea es aquella que se desarrolla debajo de la superficie del terreno. Para ello es necesaria la construcción de túneles, pozos, chimeneas, galerías, entre otras variantes de infraestructura, que permitan la extracción del mineral alojado en las entrañas de la tierra.

La explotación de un yacimiento de forma subterránea se da comúnmente porque las condiciones sociales o ambientales no permiten se dé a tajo abierto, lo que hace necesaria la utilización de una serie de equipos, instrumentos y tecnologías para el desarrollo de esta actividad.

En ese plano, un aspecto fundamental para la minería subterránea es el de la ventilación.  Y es que, a diferencia de la desarrollada a tajo abierto, en la minería subterránea se requiere de sistemas especiales de ventilación para generar oxígeno para la respiración, reducir temperaturas y diluir y remover polvos y gases nocivos, única forma de garantizar  un ambiente laboral seguro y confortable.

Pero además, para la explotación y operación se hace necesario la construcción de túneles, pozos, chimeneas y galerías, así como de cámaras. Los métodos más empleados son los de túneles y pilares, hundimientos, corte y relleno (Cut and fill mining), realce por subniveles (Sublevel stopping) y cámaras-almacén (Shrinkage).

Según estadísticas del Ministerio de Energía y Minas (MEM), hasta el 2011 estaban registradas en el Perú 190 concesiones mineras subterráneas. En cuanto a su ubicación, La Libertad era la región que contaba con mayor número de éstas (50), seguida por Arequipa (33) y Lima (23).

Asimismo, hasta entonces, el 38% de esas unidades en operación utilizaban el método de explotación subterránea, destacando las minas polimetálicas de Milpo, Atacocha, Volcan, Cobriza, Morococha, Casapalca y Santa Luisa; las minas de estaño San Rafael y San Vicente; y las minas de oro Marsa, Horizonte, Poderosa, Orcopampa, entre otras.

La minería subterránea peruana tiene, hoy por hoy, mayores exigencias, que se han visto satisfechas con el avance de la tecnología. Y es que las empresas locales y extranjeras, a fin de convertirse en aliados estratégicos de las mineras, vienen apostando por innovaciones que permitan mejorar la productividad de sus unidades.

(El informe se encuentra en la edición impresa y virtual de su revista RUMBO MINERO Nº 93)

FacebookTwitterGoogle+