- Advertisement -Expomina2022
HomeNoticiasMineríaWood Mackenzie pronostica déficit de cobre en 2030 por disturbios en Perú

Wood Mackenzie pronostica déficit de cobre en 2030 por disturbios en Perú

También indicó que una contracción del cobre podría ser un indicador de que las presiones inflacionistas mundiales empeorarán.

CNBC.- Se espera que un déficit de cobre inunde los mercados mundiales a lo largo de 2023, y un analista predice que el déficit podría extenderse potencialmente durante el resto de la década.

Actualmente, el mundo enfrenta una escasez mundial de cobre, impulsada por flujos de suministro cada vez más desafiantes en América del Sur y mayores presiones de demanda.

El cobre es un pulso de control líder para la salud económica debido a su incorporación en diversos usos, como equipos eléctricos y maquinaria industrial.

Una contracción del cobre podría ser un indicador de que las presiones inflacionarias mundiales empeorarán y, en consecuencia, obligarán a los bancos centrales a mantener su postura agresiva durante más tiempo.

“Ya estamos pronosticando grandes déficits de cobre para 2030”, dijo el vicepresidente de metales y minería de Wood Mackenzie, Robin Griffin.

Tras ello, atribuyó esa situación -en gran medida- a los disturbios en curso en Perú y una mayor demanda de cobre en la industria de transición energética.

“Cada vez que hay disturbios políticos, tiene una amplia gama de efectos. Y la obvia… es la posibilidad de que los sitios mineros tengan que cerrar”, agregó.

Disturbios en Perú

Perú se ha visto sacudido por protestas desde que el expresidente Pedro Castillo fue derrocado en diciembre en un juicio político.

El Perú representa el 10% del suministro mundial de cobre.

Glencore anunció el 20 de enero que suspendería las operaciones en su mina de cobre Antapaccay ubicada en Perú.

Luego de que los manifestantes saquearan e incendiaran sus instalaciones.

Además, Chile, el mayor productor de cobre del mundo que representa el 27% del suministro mundial, registró una caída interanual del 7% en noviembre.

“En general, creemos que Chile probablemente producirá menos cobre entre 2023 y 2025”, escribió Goldman Sachs en una nota separada fechada el 16 de enero.

Sin embargo, un observador del mercado advirtió contra quedar demasiado atrapado en los titulares.



“Es típico ver interrupciones y no creo que necesariamente estemos viendo más de lo normal”, dijo Timna Tanners, directora general de Wolfe Research, quien pronostica que en 2023 debería haber un aumento en varias minas nuevas.

Hacer frente al consumo de cobre

La reapertura de China y el crecimiento de la industria automotriz y de transición energética han avivado la demanda del metal rojo, ejerciendo una mayor presión sobre los recursos de cobre.

“La reapertura de China tiene un gran impacto en el precio del cobre, ya que mejora [su] perspectiva de demanda y hará que los precios del cobre suban aún más debido a la escasez de suministro, en el contexto de la transición de energía limpia que dificulta la minería”, explicó Tina Teng, directora de mercado. analista de CMC Markets.

Se espera que el retroceso de Beijing de las estrictas políticas de cero covid acelere la recuperación económica del país.

Así como la demanda acumulada de China.

Asimismo, los precios de las materias primas han experimentado fuertes ganancias desde diciembre, cuando China anunció planes para levantar una serie de medidas de Covid.

“El déficit puede durar hasta una posible recesión económica global causada por los vientos en contra actuales, entre 2024 y 2025”, agregó Teng, pronosticando que, para entonces, los precios del cobre podrían duplicarse.

Sin embargo, Tanners de Wolfe Research precisó que no espera un “gran impulso” de actividad y consumo de cobre a medida que China vuelve a la vida.

“El consumo de cobre en particular realmente no se desaceleró en 2022. Las fábricas seguían funcionando, el estímulo del gobierno y la infraestructura seguían avanzando”, sostuvo.

Sin embargo, agregó que el fenómeno de electrificación más amplio probablemente será un impulsor fundamental más grande para la demanda de cobre.



“No se puede ver el despegue de los vehículos eléctricos antes de obtener la infraestructura de carga, y la electrificación [que es] necesaria, en realidad es mucho más intensiva en cobre”.

El cobre ocupa un lugar destacado en las tecnologías relacionadas con la electricidad y, por extensión, en las propuestas de transición energética.

Autos eléctricos

Las ventas de autos eléctricos en 2021 se duplicaron con creces para llevar el número total de vehículos eléctricos en el mundo a alrededor de 16,5 millones, según la Agencia Internacional de Energía.

Eso significa que el ecosistema de carga de vehículos eléctricos tendrá que acelerarse.

“Hay un problema a más largo plazo en torno al suministro de cobre en la [industria] de la transición energética, porque el crecimiento tanto en la industria automotriz como en la transmisión será enorme”, concluyó Griffin de Wood Mackenzie.

- Advertisement - spot_img

Revista Digital

spot_img
Síguenos
Televisión
spot_img
Síguenos
Síguenos
Noticias Internacionales